Despedida de Nicolás Garcia

    7549

    La Real Federación Española de Taekwondo, quiere agradecer a uno de los deportistas con más carisma del taekwondo español, su dedicación, entrega y trabajo por nuestro deporte.

    Nicolás Garcia, medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, pone fin a su carrera deportiva en la alta competición.

    Un deportista ejemplar, tanto por sus cualidades físicas como por su trato y respeto a los compañeros, compañeros, directivos y familia del taekwondo.

    El Taekwondo español, se siente orgulloso de tener a Nicolás Garcia en su histórico de grandes campeones. Nico, fue participe de la leyenda del taekwondo español en las pasadas olimpiadas, una leyenda que se convirtió en historia.

    image_large

    Nota de Prensa del CSD:

    El presidente del Consejo Superior de Deportes, Miguel Cardenal, ha acompañado a Nicolás García en una emotiva despedida en la que ha querido dar las gracias a todos los que han estado con él en su carrera deportiva. El subcampeón olímpico de taekwondo en Londres 2012 ha hecho pública hoy su retirada en el CSD, la que ha sido “mi casa durante los últimos 11 años, de la que me llevo muchas experiencias, buenos y malos momentos y, sobre todo, sueños cumplidos”. Confiesa que este último ciclo olímpico ha sido difícil y que hubo acontecimientos que le hicieron replantearse el rumbo que debía dar a su vida: “Cuando regresé de Londres estaba psicológicamente cansado, fueron apareciendo lesiones y después tuve un accidente de tráfico que casi supone que hoy no pueda estar aquí despidiéndome de vosotros”.

    Nicolás García ha querido dar las gracias, una por una, a todas las personas que lo acompañaron en sus más de 24 años sobre el tatami: familiares, amigos, compañeros de equipo, su primer entrenador, Juan Manuel Álamo, y su preparador actual, Marco Carreira, del que señaló que “era capaz de indicarme con una sola mirada lo qué tenía que hacer para resolver una situación”. A todos ellos les dedicó sus éxitos: “Debería repartir mis medallas con todos vosotros porque sois parte de lo que he conseguido, creísteis y confiasteis en mí y me hicisteis ver que al final todo llega si confiamos en nosotros mismos”.

    El taekwondista canario también aprovechó para agradecer el trabajo de todo el personal de la Residencia Blume, en la que vivió y entrenó desde los 17 años; a su director, José Ramón López Díaz-Flor; al Consejo Superior de Deportes y a su presidente, Miguel Cardenal: “Aunque me conociste cuando los éxitos ya flaqueaban, siempre me has apoyado, has creído en mí y siempre me has animado a seguir adelante”.

    Por su parte, Miguel Cardenal reconoció la brillante carrera deportiva de Nico García y le dio las gracias por “todo lo que nos has hecho disfrutar con estas medallas”. El presidente del CSD se refirió a él como un amigo: “Has dado los mejores años de tu vida a tu país con una dedicación casi exclusiva. Esta es tu casa y por eso te pido que le des a España la oportunidad de seguir estando a tu lado para lo que necesites”. En este sentido, Cardenal recordó que uno de los principales objetivos del Consejo Superior de Deportes es ayudar a los deportistas que abandonan su carrera deportiva gracias a programas como PROAD, para ayudarlos en su integración socio-laboral.

    El futuro de Nicolás García pasa ahora por acabar su carrera de arquitectura y trabajar en LaLiga, en donde tiene varios proyectos. Del deporte, dice, “nunca podré desvincularme y me encantará poder enseñarle a los nuevos deportistas todo lo que a mí me ha enseñado el taekwondo. De esta forma espero poder devolverle a la sociedad todo el esfuerzo que ha hecho por mí”.

    Del niño que no quería entrenar al deportista que consiguió volar

    Cuando Nicolás García recuerda sus primeros pasos en el taekwondo le viene a la memoria la imagen de un niño de 4 años que no quería ir al gimnasio: “Era curioso ver como mis dos hermanos se iban corriendo a entrenar y yo prefería quedarme en casa”. Pronto ellos se convirtieron en un ejemplo: Eric le fue enseñando el camino a seguir en este deporte y Hugo, su gemelo, consiguió que sus constantes riñas le hiciesen esforzarse más y luchar por mejorar.

    Veinticuatro años sobre el tatami que dejan, además de anécdotas, muchos momentos y alguna manía. De sus recuerdos rescata la primera y la última medalla que consiguió. La primera fue el oro del Europeo Junior de 2005, campeonato que le permitió ingresar en la Residencia Blume. Tenía 17 años y ahí empezaría su carrera como Deportista de Alto Nivel. Su segundo mejor momento lo traslada a los Juegos Olímpicos de Londres en los que, contra todo pronóstico, consiguió alzarse con la medalla de plata: “Fue duro porque el día antes de la competición estuve prácticamente solo. Nunca estuve en ninguna quiniela y ni siquiera me atreví a soñar con el podio. Hoy la atesoro con más valor porque no volveré a repetir un momento así”. Y si le preguntamos por una manía, algo que no podía faltar en cada combate eran “los tres saltos que daba antes de empezar”.

    Hoy se despide pero, más que nunca, recuerda los valores que el deporte le ha enseñado y que le acompañarán toda su vida: “sacrificio, disciplina, esfuerzo y, sobre todo, aprender a luchar por nuestros objetivos”. A las jóvenes promesas del deporte les dice lo que, desde las gradas, le dijo su entrenador Marco Carreira cuando se proclamó subcampeón de taekwondo en los Juegos Olímpicos de Londres: “Sonríe y disfruta”.

    NOTICIA COMPLETA DEL CSD

    VER VIDEO DE LA DESPEDIDA

    NOTICIA EN MARCA

    Print Friendly, PDF & Email